spot_img
HomeCovid Myth BustersAlgo de verdad convenció a muchos de mentiras sobre las vacunas

Algo de verdad convenció a muchos de mentiras sobre las vacunas

Por Pilar Marrero, Vida en el Valle

Read this article in English

Una pizca de verdad puede hacer que una mentira sea muy difícil de desmentir. Después de que la población del mundo recibiera más de 11.000 millones de vacunas contra el Covid-19, y la mortalidad por el virus se redujera en consecuencia, los mitos sobre la vacuna siguen existiendo a nuestro alrededor. 

Los mitos más difíciles de desterrar, a pesar de no existir pruebas de su veracidad, no son los más raros (“la vacuna tiene un microchip colocado por Bill Gates o George Soros para controlarte”), sino los temores más sensatos que la gente tiene de forma natural, como los efectos secundarios de las vacunas. 

Hay varios mitos que han sobrevivido en las mentes -y medios sociales- a lo largo de toda la pandemia.  Algunos de ellos encontraron un terreno muy fértil entre diversas comunidades hispanohablantes y latinas de Estados Unidos y de todo el mundo. 

Según una investigación de First Draft, una historia de trauma médico o racismo, así como la negligencia en el cuidado de la salud, pueden hacer que las comunidades latinas sean vulnerables a tener una línea de pensamiento particular sobre las vacunas, los médicos y el establecimiento médico. 

Algunas de las desinformaciones más poderosas difundidas por personas -que suelen acusar a otras como los médicos y las farmacéuticas de tener un interés económico, pero que a menudo también lo tienen- son las que son verdades a medias o se basan en verdades generales, dice Cameron Hickey, director del Algorithmic Transparency Institute (ATI), que rastrea la desinformación. 

“Un mito construido sobre una pizca de verdad es mucho más peligroso que el descabellado porque abre la puerta a un público mucho más amplio”, dice Hickey. 

El problema de los mitos y la desinformación sobre las vacunas es que alejan a muchas personas de la inyección que no sólo les puede salvar la vida, sino que a menudo influyen en familiares y amigos para que la eviten. 

Este artículo examinará algunos de los mitos más comunes y por qué y cómo han sido desmentidos por el tiempo y la ciencia. 

Efectos secundarios leves, graves, muy rara vez

El miedo a los efectos secundarios es uno de los más comunes. Cuando comenzó la vacunación, no había conversación que no incluyera esta pregunta a alguien que acababa de recibir la vacuna: “¿Has tenido efectos secundarios?”.

Mucha gente los tuvo. Es cierto. Fiebre, dolor en el lugar de la inyección, fatiga, dolor muscular, les ocurrió a muchas personas. Muchos otros no sintieron nada. El miedo a los efectos secundarios hizo que algunas personas decidieran retrasar la inyección o no tomarla. 

El efecto secundario más temido es, por supuesto, la muerte.  Después de más de un año de vacunación, ni siquiera los conspiranoicos más acérrimos contra la vacuna pueden presentar un número de “muertes por vacuna” que se acerque siquiera al 1% del número de personas que han muerto de Covid-19 en todo el mundo. 

Más de 6 millones de personas han muerto de Covid-19. En los Estados Unidos, donde el Covid-19 tiene una tasa de mortalidad más alta que en otras naciones ricas, la base de datos VAERS de los CDC recibió 12.989 informes de muertes preliminares, lo que representa el 0,0023% de los vacunados.

Los canales de desinformación suelen citar los datos del VAERS como oficiales, y está gestionado por el Centro de Control de Enfermedades como un lugar donde las personas del ámbito médico pueden presentar un informe sobre presuntos efectos secundarios y muertes por vacunas. Pero los datos reales que figuran en él no están verificados: se publican como “sospechosos”, pero no es necesario demostrarlos para que aparezcan en la base de datos. 

 “La gente que se opone a la vacuna escoge los datos para demostrar que es peligrosa”, dijo Hickey, de ATI.

Se encontraron algunos efectos secundarios graves en algunas vacunas y en algunas poblaciones. Inmediatamente se observaron, se estudiaron y se informó de ellos en los principales medios de comunicación. 

La tecnología que produjo estas vacunas tardó 30 años en desarrollarse. 

Tradicionalmente, las vacunas tardan años en producirse, probarse y estar listas, por lo que cuando varias vacunas de Covid-19 estaban listas para funcionar menos de un año después del inicio de la pandemia, mucha gente sospechó. 

Era una preocupación que se repetía en los comentarios de las redes sociales y que se escuchaba en directo de amigos que temían que no se hicieran todas las pruebas correctamente o en absoluto. 

Además, Pfizer y Moderna eran nuevos tipos de vacunas. No la vacuna tradicional en la que se inyecta una pequeña parte de un virus para que se produzcan anticuerpos que ataquen cualquier exposición posterior. El nuevo tipo era un mensajero que enseñaba al cuerpo a producir los anticuerpos, sin utilizar el virus real.

Esta nueva tecnología causó sospechas. Sin embargo, pasaron 30 años desde que una científico de origen húngaro que trabajaba en Estados Unidos tuvo la idea de crear una vacuna que indicara al cuerpo qué proteínas debía fabricar para protegerse de un virus. 

Se tardó todos esos años en probar y mejorar la idea, y cuando apareció el Covid y fue identificado por China, las empresas Pfizer y Moderna decidieron utilizar esta nueva tecnología llamada ARNm. 

Hay varias razones por las que se tardó menos en desarrollar estas vacunas en sí, probablemente uno de los mayores logros de la humanidad, pero el enorme dinero privado y público invertido en hacerlo realidad fue sin duda una de ellas. 

La inmunidad natural es buena, pero no sin la vacuna

Esta fue una gran tendencia en las redes sociales, y particularmente popular en lengua española. Desde el principio, pudimos ver a médicos alternativos e incluso a personas normales que se hacían pasar por asesores de salud, recomendando el uso de agua con limón, vitamina C y, eventualmente, cosas como “plata coloidal” o “dióxido de cloro”.  Muchos de ellos, como el científico austriaco Andreas Kalcker o el televangelista Jim Baker vendían estos productos o su imagen como “influenciadores”. 

Por supuesto, todos recordamos que un ex presidente de los Estados Unidos habló de inyectar o llevar desinfectante “dentro del cuerpo” para matar el virus. 

Pero las teorías más creíbles son las que tienen sentido y que tienen algo de verdad: cuidar el cuerpo con buena alimentación y vitaminas es algo bueno, pero mucha gente con buena salud se infectó y sufrió o murió de Covid-19. 

La producción de vacunas NO utilizó tejido de fetos abortados

Una gran parte de la razón por la que algunos líderes religiosos y creyentes se opusieron a la vacuna fue la creencia de que se utilizaron fetos abortados en su fabricación. Los canales de desinformación llegaron a decir que se mataba a los bebés para obtener el material. 

Esto no es cierto. 

El uso de líneas celulares fetales para probar la eficacia y seguridad de los medicamentos es una práctica común en la investigación. Las líneas celulares fetales -células cultivadas en un laboratorio a partir de células fetales recogidas hace generaciones- se utilizaron en las pruebas durante la investigación y el desarrollo de las vacunas de ARNm, y durante la producción de la vacuna de Johnson & Johnson. 

Las vacunas en sí no contienen nada de ese tejido. Pero el que tenga razones éticas para no usarlas, tampoco debería usar acetaminofén, albuterol, aspirina, ibuprofeno, Tylenol, Pepto Bismol, Tums, Lipitor, Senokot, Motrin, Maalox, Ex-Lax, Benadryl, Sudafed, Preparation H, Claritin, Prilosec y Zoloft, entre muchos otros medicamentos desarrollados de esta manera.

RELATED

Media Briefings

SPANISH | ENGLISH Coverage

spot_img

Random Flow