Los rostros del desalojo – Inquilinos de East Palo Alto se unen para presionar por una asistencia para el alquiler

by | Aug 3, 2020 | COVID-19, Covid-19 Spanish, Español, Spanish, Spanish Translations

Por Manuel Ortiz, Ethnic Media Services

NOTA DEL EDITOR: Manuel Ortiz, un galardonado fotoperiodista que dio clases en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ahora reside en Redwood City, realiza un ensayo fotográfico para documentar las experiencias de inquilinos de East Palo Alto (EPA) mientras luchan por pagar el alquiler luego de perder sus ingresos en la pandemia.

East Palo Alto — Laura Rubio, una madre soltera de 46 años que vive en East Palo Alto y trabaja limpiando casas, perdió gran parte de sus ingresos como resultado del COVID-19 y no ha podido pagar el alquiler de manera regular.

Laura Rubio frente a su departamento en East Palo Alto

Laura teme que ella y su hija, una estudiante universitaria, pudieran ser desalojadas, por lo que ha decidido organizarse con otras personas de su comunidad latina, que también corren el riesgo de ser desalojadas, para presionar por una asistencia para el alquiler. Ella calcula que está en contacto con unas 350 familias como la suya en esta pequeña ciudad, la cual se encuentra a medio camino entre San Francisco y San José, y donde el 52% de los hogares son alquilados. Muchos de los inquilinos son indocumentados, y por lo tanto no califican para ninguna ayuda federal o estatal. “Aún así, intentamos pagar lo que podemos de renta, pero necesitamos más tiempo y apoyo”, dice.

Laura Rubio está en contacto con 350 inquilinos, muchos de ellos indocumentados, que temen ser desalojados

Héctor, de 38 años, es padre soltero de un hijo de 16 años y una hija de 12 años. Él ha vivido en East Palo Alto durante 20 años. Debido al COVID-19 perdió su trabajo en una empresa de construcción local en la que había trabajado por 18 años. Se quedó sin ahorros y tampoco puede pagar el alquiler de manera regular. Nos pidió que no demos su apellido y cuenta que si lo desalojan, no tendría otra opción que regresar a México, dejando atrás a su hija y a su hijo, que nacieron en Estados Unidos.

Héctor, quien es padre soltero de un hijo y una hija, perdió su trabajo en la construcción

Karla, que tampoco quiere que se revele su apellido, ha visto reducidos sus ingresos a causa de la pandemia y teme ser desalojada por no pagar el alquiler con regularidad. Actualmente está en cuarentena autoimpuesta.

Karla, en cuarentena después de que un amigo se infectara, teme el desalojo

Rudi perdió su trabajo de construcción debido al COVID-19, y no ha podido encontrar más trabajo y ha tenido que vender sus pertenencias para pagar el alquiler. Ahora se ha quedado sin dinero y teme que él y su familia sean desalojados.

Rudi perdió su trabajo, vendió sus pertenencias y ahora no tiene dinero para pagar el alquiler

El pasado abril, el Ayuntamiento de East Palo Alto asignó $100,000 dólares para la asistencia para el alquiler. Cabe señalar que Mountain View, una comunidad vecina con residentes de altos ingresos, destinó $500,000 dólares para el mismo fin.

De acuerdo con el San Jose Mercury News, la ciudad de EPA, “que tiene pocos recursos financieros, depende de organizaciones sin fines de lucro, iglesias y compañías privadas” para asistencia adicional.

EPA duplicó el plazo para pagar el alquiler de 90 a 180 días y dio a los inquilinos 30 días para llenar una solicitud de asistencia para el alquiler.

Laura Rubio y otras personas que se dedican a defender los derechos de personas necesitadas dicen que hay demasiadas familias a las que el gobierno no puede llegar.

Un inquilino normalmente tiene cinco días para responder a una notificación de desalojo por escrito a un tribunal local, después de lo cual se puede fijar una fecha de juicio. Si no hay respuesta a tiempo, el propietario gana automáticamente.

Según CalMatters, muchas ciudades de California han ampliado a 30 días el tiempo que un inquilino tiene para responder. Sin embargo, “la mecánica de cómo responder es desalentadora: cuál es el formulario, cómo llenarlo, firmarlo, imprimirlo y subirlo a un programa específico”.

La Junta de Supervisores de San Mateo votó el 22 de julio para extender una moratoria sobre los desalojos residenciales del 28 de julio al 31 de agosto.

La moratoria temporal protege a los inquilinos del desalojo si no pueden pagar el alquiler debido al COVID-19. Al final de la moratoria, los inquilinos tienen hasta 180 días para pagar el alquiler adeudado.

CBS SF informó el 22 de julio que la tasa de desempleo de San Mateo fue del 10.8% en junio, comparada con el 2.2% en junio de 2019. Según un informe del personal del condado de San Mateo, muchos residentes del condado están “extremadamente agobiados por el costo de alquiler”, y gastan hasta el 50% de sus ingresos en el alquiler.

Esta es la tercera vez que la Junta votó para extender la moratoria después de la orden ejecutiva del gobernador Newsom el 18 de marzo que permite a los condados y ciudades locales imponer sus propias prohibiciones de desalojo si así lo desean. Esa orden ejecutiva ha sido extendida hasta el 30 de septiembre.

El 52% de los hogares en East Palo Alto son alquilados

Cientos de inquilinos en East Palo Alto que perdieron sus trabajos debido al COVID-19 y no pueden hacer sus pagos de alquiler se están organizando para buscar ayuda del gobierno local o de organizaciones sin fines de lucro.

Archives

Categories