AÚN NO HAY ACUERDO SOBRE LA VOTACIÓN POR ELECCIÓN CLASIFICADA DE SAN FRANCISCO

by | Oct 13, 2020 | Spanish Translations

David Chiu, California Assembly Member

From left to right: Professor Jason McDaniel, Associate Professor of Political Science, San Francisco State University; Anni Chung, President and CEO, Self-Help for the Elderly; Evangelina Pena Avila, Outreach Assistant Manager with the SF Department of Elections

Por SUNITA SOHRABJI/EMS Editora colaboradora

La votación por elección clasificada – reforma electoral aprobada por los votantes de San Francisco en el 2002 – tiene como objetivo fomentar una participación más diversa permitiendo a los votantes elegir a más de un candidato para un asiento disputado. Pero aún no se ha decidido su impacto, y algunos datos apuntan a que en realidad puede que disuada de votar a personas de color e inmigrantes, según un panel de expertos y defensores.

San Francisco es una de 13 ciudades en los EUA que usan la votación por elección clasificada, junto con las ciudades de Berkeley, Oakland y San Leandro en el Este de la Bahía, así como el estado de Maine. Muchos países en todo el mundo – incluyendo Escocia, Irlanda del Norte, Australia y Nueva Zelanda – también usan la votación por elección clasificada, una alternativa al sistema más tradicional de la elección por mayoría de votos, en la que el/la ganador/a se lleva todo.

Jason McDaniel, profesor adjunto de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal en San Francisco, usó el ejemplo de las sumamente reñidas elecciones especiales de 2018 para alcalde de San Francisco para ilustrar cómo funciona el sistema. En esas elecciones, ocho candidatos compitieron por el asiento que quedó vacante después de la muerte inesperada del Alcalde Ed Lee.

Se permitió a los votantes en esas elecciones elegir hasta ocho candidatos por su orden de preferencia. Algunos eligieron solo uno, mientras que otros clasificaron a los ocho, explicó McDaniel.

En la primera ronda de tabulación, ya que ningún candidato salió como claro vencedor con más del 50% de los votos, London Breed tomó el primer puesto con más del 35 por ciento, estando al alcance de la mano Mark Leno, antiguo miembro de la asamblea de California, y Jane Kim y Angela Alioto, antiguamente del Consejo de Representantes, y otros cinco aspirantes con menos de 20,000 votos en conjunto. Se eliminó a Antoine Rogers en la segunda ronda. Sus tres votos se reasignaron a la segunda elección de sus partidarios. Se eliminó a Michelle Bravo en la tercera ronda y se dieron sus votos a la segunda elección de sus partidarios.

La batalla continuó durante ocho rondas de tabulación: la política veterana Alioto fue eliminada en la Ronda 7. Al redistribuir sus votos, Leno salió en el puesto dos con unos 2,000 votos más que Kim, siguiendo Breed a la cabeza con 102,767 votos. Se eliminó a Kim en la ronda 8; al redistribuir sus votos en la ronda 9, Leno se dio por vencido ante Breed, que consiguió obtener el 50.5% del voto. Leno recibió el 49.5% del voto en la ronda final: menos de 2,000 votos separaban a los candidatos.

Los partidarios de la votación por elección clasificada dicen que el sistema elimina las elecciones de desempate costosas y trabajosas. También permite que los votantes sientan que su voto no se pierde si eligen como primera elección a un candidato menos previsto para ganar. Los simpatizantes también dicen que permite animar a candidatos nuevos de comunidades menos representadas a presentarse, sabiendo que recibirán algo de apoyo.

Pero McDaniel cree que el sistema puede llevar a disparidades en la votación “Da ventaja a votantes de educación superior y votantes mayores que están acostumbrados al proceso”.

“La complejidad es una barrera, no una barrera insuperable, pero una barrera en cualquier caso”, dijo.

McDaniel agregó que el Departamento de Elecciones de San Francisco ha trabajado muy bien para informar a los votantes sobre el proceso y este año diseñó una boleta más fácil en la que anotar las preferencias de candidatos. Dará como resultado muchos menos errores, pronosticó.

Anni Chung, presidenta y Directora Ejecutiva de Self Help for the Elderly, una cadena de centros para mayores en San Francisco, dijo que la votación por elección clasificada es un poco difícil para la gente con dominio de inglés limitado. “La votación por elección clasificada siempre ha sido un misterio para mí, incluso ahora, después de tantos años”, dijo con una risita.

Chung también reconoció méritos al Departamento de Elecciones de San Francisco por un “trabajo fenomenal al educar a los votantes con dominio de ingles limitado”. Antes de cada elección importante, envían presentadores bilingües a cada uno de sus 14 centros para mayores para educar a los votantes acerca de la votación por elección clasificada.

Las personas mayores asiático americanas tienen mucho respeto por lo que es correcto y lo que no es correcto, lo que a menudo las disuade de votar porque no quieren votar de forma incorrecta, dijo Chung.

“Por lo que siempre les tenemos que decir ‘tienes que votar con el corazón y no hay una manera correcta o no correcta’. Queremos que expreses tu opinión sobre ciertos temas y qué candidato representa tus valores”, dijo.

Las medidas de la votación, escritas en un lenguaje complejo, también los disuade, dijo Chung, que anima a sus mayores a votar a los candidatos y los temas que les importa y olvidarse de lo demás. Las boletas con algunas respuestas en blanco siguen contándose.

Chung dijo que, en los últimos años, ha visto una mejora espectacular en el número de personas mayores chinas que están registradas para votar.

Eva Pena, directora adjunta de divulgación del Departamento de Elecciones de San Francisco, dijo que la votación por elección clasificada permite a los votantes creer que cada candidato importa. Los líderes de comunidades latinas encabezando iniciativas para alentar al voto les están diciendo a los votantes: “Aquí tienes la oportunidad de clasificar a los candidatos por orden de preferencia porque todos son importantes”, dijo, agregando: “eso es un punto genial porque algunas personas solo quieren elegir por la afinidad que tienen por alguien, y luego dar una clasificación adicional a alguien que es más popular”.

Pena dijo durante la sesión informativa que las boletas con errores aún se pueden aceptar, siempre y cuando el tabulador pueda determinar “la intención del votante”.

“Si tachas al candidato que no quieres e indicas no, ‘este es mi preferencia’, y si podemos ver que hiciste marcas distintivas avisándonos de quién eliges, podemos aceptar eso y validártelo”, dijo Pena, observando que son “ojos humanos” que se encargan de procesarlo.

Los votantes que aún quieren seguridad pueden pedir que les manden una boleta de reemplazo por correo.

Archives

Categories