spot_img
HomeSpanishEl aumento de los matrimonios interraciales es una contranarrativa al odio y...

El aumento de los matrimonios interraciales es una contranarrativa al odio y la división

Read this article in English

Se identifica como afroamericana, mexicana y puertorriqueña. Él es coreano-americano pero no habló inglés hasta la edad escolar. Se conocieron y se casaron en Los Ángeles y tuvieron cuatro hijos que están “criando intencionadamente” en un hogar multicultural, multirracial y multilingüe. 

En un momento de creciente polarización política y tensión racial, la historia de Sonia y Richard Kang ofrece una narrativa alternativa que cada vez es más habitual en Estados Unidos. 

“Conocí a Richard y tenemos hijos que son multirraciales y pienso: ¿cómo vamos a hacer que esto sea mejor para ellos?”, dijo Sonia, cuyo padre es afroamericano y cuya madre es mexicana. 

Sonia y Richard Kang

“Al crecer, siempre supe que no encajaba muy bien”, recuerda sobre su educación en los años 80 en Hawai y Los Ángeles, una época en la que el pelo rubio, los ojos azules y las grandes ondas eran el estándar. “Yo tenía la piel más oscura y el pelo rizado y apretado. Tenía el apellido Smith en una zona predominantemente latina en la escuela, pero hablaba español. Así que siempre sobresalí”.

Lo mismo le ocurría a Richard, el marido de Sonia. “Me di cuenta de que había algo diferente en nuestra familia”, dice sobre su infancia creciendo como hablante de coreano en un barrio predominantemente blanco.

La pareja compartió su experiencia durante una rueda de prensa de Ethnic Media Services el 5 de agosto, que abordó el aumento de los matrimonios interraciales en un contexto de aumento de los delitos de odio y de profundización de la polarización política.

Los datos del censo de 2020 muestran que la “raza mixta” es la categoría de más rápido crecimiento bajo la identidad racial, y según el Centro de Investigación Pew, alrededor del 17% de los nuevos matrimonios son parejas interraciales. Todo ello se produce en un momento en que las ciudades de todo el país vieron un aumento significativo de los ataques por motivos raciales durante la pandemia de la COVID-19, lo que sacudió a las comunidades y contribuyó a aumentar las tensiones.

Según Justin Gest, profesor asociado de la Escuela de Política y Gobierno de la Universidad George Mason, el aumento de los matrimonios interraciales ofrece una respuesta a la creciente “separación, polarización y parte de la violencia que estamos viendo en nuestro país”. 

Gest, autor del libro de 2022 “Majority Minority”, que estudia las sociedades en las que los grupos religiosos o raciales dominantes perdieron su ventaja numérica, dice que las familias como los Kang son una “poderosa forma de superar la política de división que se da en las sociedades que sufren muchos cambios demográficos”. 

Eso incluye a EE.UU., donde los demógrafos predicen que en 2045 los blancos no hispanos ya no serán mayoría.

“Cuando la gente se casa, básicamente se desarma la política de polarización y división”, señala Gest. “Estas relaciones difuminan esos límites. No permiten que los políticos y otros utilicen el alarmismo para dividirnos.”

Allison Skinner-Dorkenoo, profesora adjunta de Ciencias del Comportamiento y del Cerebro y de Psicología Social en la Universidad de Georgia

Los matrimonios interraciales estuvieron prohibidos en EE.UU. hasta la sentencia del Tribunal Supremo de 1967, Loving contra Virginia. Entre 2010 y 2020, el número de uniones interraciales se triplicó, según los datos del censo.

Las uniones más comunes son las de blancos y asiáticos, y las de blancos y latinos, y sólo el 20% de las parejas interraciales son entre dos personas no blancas. California es el líder en cuanto a número de matrimonios interraciales, y Hawái le sigue de cerca.

Y según Allison Skinner-Dorkenoo, profesora adjunta de Ciencias del Comportamiento y del Cerebro y de Psicología Social en la Universidad de Georgia, se ha producido un “gran aumento” en la representación de las parejas interraciales en los medios de comunicación, lo que se correlaciona con los datos que muestran que el 94% de los estadounidenses aprueban estas uniones.

Sin embargo, añade Skinner-Dorkenoo, sigue existiendo un prejuicio hacia los matrimonios de la misma raza en muchas familias, incluida la de Richard.

“Me iba a casar con Sonia pasara lo que pasara”, dice, describiendo el rechazo inicial de sus padres a su futura esposa. Sólo después de que su padre cayera enfermo, y después de que sus padres conocieran a sus nietos, “abrieron realmente sus corazones a nosotros”.

La pareja decidió desde el principio criar a sus hijos en una casa multilingüe. “Lo hemos llamado ‘culture proofing our home’, para salvaguardar su identidad”, dice Sonia. “Nos aseguramos de traer productos, libros y películas, todo lo que se parece a nuestra familia de forma auténtica”.

Sonia, presidenta de la organización sin ánimo de lucro Multicultural Families of Southern California, creó un negocio de ropa infantil llamado Mixed-Up Clothing, con la intención de utilizar la moda como vehículo para hablar de temas de cultura, diversidad e inclusión.

“Sabía que había algo en la ropa que aportaba esa sensación de ser uno mismo, y quería duplicar ese sentimiento”, dijo. “El hecho de que la gente lo entienda y se tome el tiempo de ver que hay belleza en la diversidad ha ayudado realmente a dirigir la conversación”.

Media Briefings

Random Flow