Los activistas de Arizona luchan por ser escuchados – Las audiencias sobre la redistribución de los distritos electorales ignoran la diversidad del estado

by | Oct 4, 2021 | Spanish Translations

Clockwise from top left: Jennifer Chau, AZ AANHPI for Equity, Jaynie Parrish, Navajo County Democrats, Andrea Varela, One Arizona Coalition/Rural Arizona Engagement, Sandy Ochoa, Mi Familia Vota, Victoria Grijalva Ochoa, Redistricting Program Manager, One Arizona, Reginald Bolding, Co-Executive Director, Arizona Coalition for Change and candidate for AZ State Secretary

Por Mark Hedin, ETHNIC MEDIA SERVICES

Los datos más recientes sobre la población de Arizona, del Censo del 2020, muestra que el estado sigue creciendo y diversificándose.

Pero mediante el proceso de redistribución de los distritos electorales que sigue a esos nuevos datos del censo, Arizona no está cumpliendo con su deber de asegurar la igualdad en la representación política para todos sus votantes. 

En una sesión informativa el 22 de septiembre que convocó Ethnic Media Services, los activistas que trabajan para ver la creciente diversidad de Arizona reflejada en la estructura de poder político del estado describieron los retos.

“Hemos visto una falta de inversión desde el principio”, dijo Reginald Bolding, líder minoritario de la cámara de representantes del estado que representa el Distrito 27, comenzando con el esfuerzo del año pasado para conseguir un recuento completo y exacto en el Censo del 2020.

La Comisión del estado para la redistribución independiente de los distritos electorales (IRC por sus siglas en inglés) supervisa la redistribución de los distritos electorales. Se creó la comisión conforme a la Proposición 106 del estado en el 2000 con el fin de eliminar el partidismo político.

Después de un comienzo lento debido al impacto de la pandemia en el trabajo del censo, los mapas preliminares de la IRC están programados para el 27 de octubre, para promulgarlos el 22 diciembre.

Esos mapas se usarán el año que viene en las campañas del estado para el Senado de EUA, los nueve asientos en la Cámara de Representantes de EUA, un nuevo gobernador y secretaria/o de estado, 30 senadores del estado y 60 representantes del estado.

La IRC está encargada de convocar eventos públicos para proporcionar opiniones de la comunidad. Pero hasta ahora, observó Victoria Ochoa, directora de la redistribución de los distritos electorales para One Arizona, una coalición de grupos de abogacía, “Estamos viendo muy claramente que la comisión no está dando la prioridad a las comunidades de color”.

Muy a menudo, la IRC ha limitado su extensión comunitaria a vecindades predominantemente blancas, dijo, con escaso espacio y ningún servicio de traducción. 

Una vez listos los mapas preliminares a finales de octubre, la IRC convocará una tercera ronda de juntas públicas para presentarlos.

En lo que tomó como una señal esperanzadora después de la sesión informativa con los medios, Ochoa dijo, la IRC está buscando sugerencias acerca de donde debe celebrar esas juntas, via la función “contacta con nosotros” en su página web y su boletín.

Y en su junta de planificación semanal a finales de septiembre, dijo que la comisión había hablado acerca de agregar “foros municipales televisivos” para permitir que la gente sin conexión a Internet pudiera participar.

De especial preocupación, dijo Ochoa, es lo rápido que crece el Valle Oeste en el Condado de Maricopa, y vigilar los esfuerzos por “juntar” a toda su población latina para limitar el número de legisladores que puede elegir.

“Llenar huecos en la IRC no debe ser el papel de los grupos comunitarios”, dijo Bolding. También es co-director de la Arizona Coalition for Change y candidato para secretario del estado.

“Mientras que la IRC pueda parecer un tema y asunto nebulosos, esto afectará profundamente durante los próximos 10 años y puede realmente proporcionar una oportunidad para nuestras comunidades para asegurarse de que tengamos de verdad un asiento a la mesa en el gobierno estatal y federal”, dijo.

“La redistribución de los distritos electorales es la lucha siguiente en la batalla para proteger a nuestra democracia”, dijo Sandy Ochoa, coordinadora de Tucson para Mi Familia Vota

Las mismas fuerzas anti-democráticas que intentan mantener el poder pasando propuestas de ley para suprimir a los votantes, también intentarán manipular los mapas a su favor durante la redistribución de los distritos electorales.

“Ya han dicho que piensan usar el poder que tienen a nivel estatal para asegurar una década de poder conservador”, agregó, “avisando abiertamente al pueblo de su estrategia: Reducir el número de asientos competitivos a nivel nacional. Limitar los centros urbanos progresivos y reducir el campo de batalla congresal en donde puedan competir los Demócratas”.

La redistribución de los distritos electorales, dijo Jennifer Chau, directora ejecutiva en Arizona de Asian Americans, Native Hawaiians, Pacific Islanders for Equity (AANHPI por sus siglas en inglés), “brinda la oportunidad de elegir a personas que representen a nuestra comunidad y que compartan nuestros valores”.

Describió cómo se había “agrietado” una comunidad de Chinatown en cuatro distritos. “Cuando ocurrió un desastre natural”, dijo, “ninguno de esos cuatro distritos quiso proporcionar la financiación para lo que necesitaran, así que discutían acerca de quién debería pagarlo, ya que hay cuatro distritos en ese Chinatown”.

También describe Chau una audiencia a la que fue en Tucson que estaba atestada con unas 200 personas. “Éramos las únicas personas asiáticas allí. Estoy intentando comprender qué esfuerzos hizo la IRC para llegar a nuestra comunidad, ni que hablar de otras comunidades de color, y cómo es que el 95% de las comunidades blancas sabían de esta junta pero nosotros no”.

Haciéndose eco de los oradores anteriores, Jaynie Parrish, de Navajo County Democrats, coincidió con lo de la falta de divulgación por parte de la IRC y su particular impacto donde el asistir a una junta puede implicar horas de viaje. 

Voluntarios, dijo, “tenían que hacer el trabajo de informarnos a nosotros y a la gente de nuestras comunidades y de crear materiales porque simplemente no había nada”.

Describió cómo las juntas que habían promovido durante semanas se cancelaban precipitadamente y cómo, cuando sí hubo una, “la seguridad intimidaba. ¡Eso sí que es supresión del votante! Muchachos jóvenes y blancos pasaban la vara a los ancianos y los cacheaban diciendo que los había contratado la IRC. Esto es justo en medio de la nación Navajo. No interpretaban la zona, no interpretaban el ambiente”.

Andrea Varela, de la One Arizona Coalition y Rural Arizona Engagement (RAZE), nació y se crió en la zona rural de Casa Grande, entre Phoenix y Tucson.

Creció dándose cuenta de las disparidades en los recursos y en la representación entre las zonas rurales y urbanas.

“Este ciclo de redistribución de los distritos electorales es nuestra oportunidad para formar el futuro”, dijo. “Creo en la creación de poder comunitario y esto solo se puede conseguir centrándose en las comunidades infrarrepresentadas y las comunidades de color y acercándose a donde están para hacer frente a los problemas que nos afectan a todos”.

Archives

Categories