Mientras EUA abre nuevos caminos en las elecciones, la paciencia es clave – Un observador de elecciones advierte del periodismo excesivamente entusiasta

by | Nov 2, 2020 | Spanish Translations

Dr. Nathaniel Persily, James B. McClatchy Professor of Law, Stanford Law School

Ethnic Media Services

A tan solo pocos días de las elecciones presidenciales de 2020, Nathaniel Persily, profesor de derecho en la Universidad de Stanford, compartió algunas reflexiones con docenas de periodistas de los medios étnicos sobre lo que hay que observar y de qué tener precaución cuando los resultados comiencen a llegar la semana que viene.

“Estamos trabajando en un ambiente político increíblemente polarizado,” dijo Persily, que lidera el Proyecto conjunto de Elecciones Sanas de Stanford y MIT (Massachusetts Institute of Technology) e interviene regularmente en canales de difusión tan comunes como la televisión de NBC y PBS. “En estos momentos todo el mundo está muy sensible, buscando problemas, y es probable que reaccione de manera dramática.”

Persily comenzó la teleconferencia de Ethnic Media Services, asistida por docenas de miembros de los medios, señalando lo que es nuevo y diferente en las elecciones de este año. Principalmente, debido a la pandemia de la COVID-19, un número sin precedentes de personas dejarán de votar en las casillas el día 3 de noviembre prefiriendo la votación en “ausencia”, también llamada votación “por correo”, fijando una tendencia que espera que se hará cada vez más consolidada en años venideros.

Persily calcula que entre 70 millones y 80 millones de votos de este tipo se emitirán en las elecciones actuales. Observó, también, que “por correo” puede describir con más precisión cómo se distribuyeron las boletas a los votantes, en lugar de cómo luego esos votantes emitirían sus votos.

A menos de una semana de la jornada electoral, dijo, todos los que piensan usar una boleta de ausente probablemente deberían entregarla en persona en la oficina local del registro o bien, en un buzón oficial de entrega. Las normas varían de estado en estado, pero ya puede ser demasiado tarde para confiar en que la boleta enviada por correo a través del Servicio de Correos de EUA llegue a tiempo para ser contada.

De todas formas, se espera que el volumen de la votación “por correo” sea el doble que en cualquier elección anterior, dijo Persily.

También es diferente este año el grado en que se están usando las boletas de ausente por los votantes que se alinean con el Partido Demócrata y el volumen récord de votación anticipada en los estados en todo el país que tienen las casillas abiertas.

Persily espera que “seguramente el 60%” y quizás hasta el 75% de los votos en las elecciones de 2020 se emitirán antes de la jornada electoral. Por tanto, se espera que solo de 30 a 50 millones de personas se presenten en persona en las cabinas de votación.

No obstante, “habrá problemas en la jornada electoral. Siempre los hay”, advirtió, y sugirió tener en cuenta algunos como largas filas, averías en las máquinas, escasez de trabajadores de casillas o trabajadores con un entrenamiento inferior debido al impacto de la COVID-19, grescas entre votantes, y tácticas de intimidación. Pero es demasiado pronto para ver qué podría llevar a litigios.

“La clave para los periodistas”, dijo, “es no centrarse en casos aislados, sino buscar problemas sistémicos”.

Una vez que cierren las casillas, continuó, las agencias de noticias deben tener cuidado de no centrarse en el porcentaje de distritos electorales que informan de sus resultados. Debido a que cada estado tiene su propia forma de contar votos, por ejemplo, algunos incluirán los votos en ausencia en base a cada distrito electoral, en cambio otros dedicarán un distrito electoral solo para aquellas llamadas boletas “por correo”. También, algunos estados contarán las boletas anticipadas según vayan llegando, mientras que otros esperarán hasta la propia jornada electoral, o justo antes, por lo que conseguir números que reflejen los resultados con exactitud será un proceso confuso.

“Cada estado y localidad es diferente”, dijo, así que “los resultados iniciales no son necesariamente predictivos”.

“¡NO declaren ganadores!” Instó Persily a los escritores de noticias presentes.

“Den los resultados en contexto. Cuando informen de los votos que van llegando, contrasten esos números con el número de votantes que se esperan”. Para hacer eso, recomendó saber cuántos votos se esperan en una localidad dada antes de informar de los resultados preliminares. También, dijo, es importante observar de dónde vienen los votos, y cómo se están emitiendo – por ejemplo, si las boletas en ausencia se han atribuido a su lugar de origen.

Más importante, dijo, comparen los resultados, en las elecciones presidenciales en particular, con los resultados de 2016, para ver si ha habido una marea creciente para algún partido a nivel estatal o de condado.

Arizona y Florida ya han comenzado a contar las boletas en ausencia, señaló, y Florida espera tener esos conteos listos para su difusión cuando cierren las casillas la noche de la jornada electoral. Pero en estados como Wisconsin, Pensilvania y Michigan, los votos recibidos por anticipado posiblemente no se contarán la noche del 3 de noviembre, y puede que se tarde días en informar completamente.

Desaconsejó aceptar prematuramente los resultados en base a fenómenos como un “Espejismo rojo”, basado en el número de votantes en las casillas en la jornada electoral que se inclinan hacia el Partido Republicano, o una “Ola azul” de votos en ausencia que se inclinan fuertemente hacia el Demócrata, o un “Espejismo azul”, que se basa en el conteo temprano de aquellos votos “por correo” en los estados que informan de ellos mientras aún se están contando los votos de la jornada electoral.

Persily advirtió sobre las fuentes de las que fiarse para la información electoral, y de tener cuidado con declaraciones de victoria y declaraciones extranjeras o domésticas de fraude tales como votos destruidos o actividad ilícita oficial en el proceso de conteo. Para fuentes fiables y acreditadas e información sobre litigios y sobre los procesos de los diferentes estados, recomendó healthypolls.stanford.edu y healthyelections.org.

Moderen las expectativas de cuándo estarán disponibles los resultados, en particular si las elecciones se acercan tanto como las de 2016, dijo. “Yo me inclino a pensar que se acercan más de lo que la gente supone”.

Cuando se le preguntó qué estados podría ser importante observar, dijo que una victoria de Biden en Florida o una predominancia de Trump en Maine o New Hampshire podría ser predictivo.

Es inevitable que los comentaristas hagan sus predicciones, dijo, pero “las encuestas de salida en la noche de la jornada electoral son notoriamente inexactas.

Tendremos que esperar. Lo que hace oficial unas elecciones es la certificación por el oficial en jefe de las elecciones del estado”, dijo, y eso puede tardar semanas.

Mark Hedin

Mark Hedin

Reporter

Mark Hedin is a reporter for Ethnic Media Services. He has previously written for the Oakland Tribune, the Central City Extra, the San Francisco Chronicle, El Mensajero, the San Francisco Examiner and other papers.

Archives

Categories