spot_img
HomeSpanishLas grabaciones racistas fueron un "terremoto político" para Los Ángeles

Las grabaciones racistas fueron un “terremoto político” para Los Ángeles

Read this story in English

La política de Los Ángeles “post grabaciones racistas” es un momento tenso para las comunidades de color e indígenas de la ciudad, pero también una oportunidad para el cambio, la renovación de coaliciones que se han trabajado durante décadas y “un tipo diferente de política latina”.

Así lo afirmó un panel de expertos durante el primer acto de una serie que promete diseccionar la estrecha relación entre política y racismo en Estados Unidos y que comenzó esta semana con una mirada “A puerta cerrada”, un debate sobre las grabaciones filtradas de una reunión de dirigentes de Los Ángeles haciendo comentarios racistas.

La Escuela PRICE de la Universidad del Sur de California y su Center for Inclusive Democracy, el California Black Freedom Fund, la Latino Community Foundation y el AAPI Civic Engagement Fund son los patrocinadores de la serie.

“Sabemos que la grabación filtrada en Los Ángeles fue sólo la punta de un iceberg siempre presente. Supuso un ejemplo muy público de lo profundamente arraigado que está el racismo en nuestro sistema electoral y en las estructuras de poder en general”, afirmó la profesora Mindy Romero, fundadora y directora del CID, que moderó la sesión.

En las grabaciones aparecen políticos y dirigentes latinos de primera fila de Los Ángeles, entre ellos la ex presidenta del Consejo Municipal Nury Martínez, los concejales Kevin de León y Gil Cedillo, y el jefe de la Federación Sindical Ron Herrera, haciendo o permitiendo comentarios racistas sobre afroamericanos, oaxaqueños, armenios y judíos, durante una conversación sobre la redistribución de distritos.

Esa conversación expuso, según el sociólogo y economista de la USC Manuel Pastor, una “falta de solidaridad”, una “pérdida de liderazgo” y la evidencia de que estos líderes estaban jugando a un juego de “sucesión étnica” y no de “coaliciones étnicas”.

“El fondo de la conversación era también una especie de política de suma cero en la que se pensaba que el aumento del poder político latino se producía necesariamente a costa del poder político negro”, dijo Pastor, que está en total desacuerdo con ese punto de vista.

“Cuando aumentamos el poder político de los negros, mejoramos las perspectivas políticas de los latinos, de los asiático-americanos, de los indígenas que viven en Los Ángeles, mejoramos las condiciones para una política progresista”, añadió.

También calificó las consecuencias de la grabación de “terremoto político”, que sacudió los cimientos de la política latina en Los Ángeles y brindó la oportunidad de renovar el enfoque en la política de coalición.

Odilia Romero, cofundadora y directora ejecutiva de CIELO (Comunidades Indígenas en Liderazgo), señaló la grabación como una expresión pública del racismo que siempre ha estado presente contra las poblaciones indígenas de las Américas.

“No me sorprendieron sus comentarios porque es con lo que tratamos todos los días con nuestros familiares latinos y mexicanos”, señaló. También relató una reunión con la cúpula de la Federación Mexicana tras las grabaciones que calificó de “paternalista”.

“Me dijeron: no querrás pasar a la historia como la mujer que desmanteló el poder político latino”, relata, sobre unos dirigentes que no nombró y que actuaban, supuestamente, en nombre del concejal Kevin de León. “Y estas organizaciones que sirven a los indígenas, te puedes imaginar el trato que reciben, ¿verdad?”.

Este incidente ha exacerbado un problema de confianza entre afroamericanos y latinos en la ciudad, según la columnista del L.A. Times Erika D. Smith.

“Una de las cosas que he oído decir a los angelinos negros durante todo el tiempo que llevo aquí es que temen que los latinos se apoderen de la política de la ciudad, que no se preocupen por los negros y que nuestras necesidades queden insatisfechas”, afirmó.

Los panelistas expresaron su preocupación por la situación en el ayuntamiento porque una de las personas en las grabaciones, el concejal del distrito 14 Kevin de León, se niega a dimitir de su cargo.

“¿Pueden la ciudad y el ayuntamiento seguir adelante con él todavía ahí?”, dijo Smith. “Nadie puede obligarle realmente a dimitir, salvo los votantes, pero eso llevará algunas semanas, incluso meses, y ¿cómo se trabaja con él o a su alrededor?”.

Pastor calificó este incidente como un “terremoto político” para Los Ángeles, con la remodelación de la política latina que ha prevalecido durante décadas y el ayuntamiento moviéndose hacia la izquierda con la elección de nuevos líderes latinos.

“Como ocurrió tras los disturbios civiles de Los Ángeles, tenemos la necesidad inmediata de pensar a largo plazo”, dijo. “Necesitamos entrar en la organización transformacional y el liderazgo comunitario que nos permitirá combatir la antinegritud, la xenofobia y los sentimientos antiinmigrantes en múltiples comunidades y construir coaliciones duraderas”.

Esta serie de paneles continuará con otras tres sesiones el año que viene, incluida una sesión sobre la antinegritud entre las comunidades latina y AAPI, la redistribución de distritos y el funcionamiento de las coaliciones.

Media Briefings

spot_img

Random Flow